miércoles, 10 de febrero de 2010

ANNE PERRY

Ahora os dejo la reseña sobre la autora del libro "Una visita navideña a Romney Marshes" que me ha mandado S.Cid del blog Finis Terrae...yo por supuesto ya la he leído...y tiene una vida para contar en un libro....bufff¡¡

ANNE PERRY


Las cosas no andaban bien en el hogar de los Parker. Pauline, la hija, le había contado a su amiga Juliet Hulme que sus padres estaban en proceso de separación y que, de acuerdo con las intenciones que su madre albergaba con respecto a su futuro inmediato, temía ser enviada a Sudáfrica con unos parientes una vez que la separación de sus padres fuera un hecho.

Juliet recordó la temporada que ella misma había pasado en Sudáfrica y también en el Caribe, a donde había sido enviada con el fin de que, en un clima más templado, su incipiente tuberculosis mejorara. Luego, cumplidos ya los 13 años, había vuelto junto a su familia cuando su padre, el doctor Henry Hulme, fue nombrado rector de la universidad de Canterbury, en Nueva Zelanda. Juliet sabía, pues, que aquel viaje de su amiga Pauline a la lejana Sudáfrica resultaría, de facto, en una separación definitiva. Aquello horrorizó el alma de las dos jóvenes que habían imaginado un mundo propio en el que la separación no estaba de ningún modo prevista. Se imponía, pues, una acción radical y concluyente que diera al traste con aquellos planes. Lo hablaron. La decisión fue unánime y, por más que se hubiera buscado en el corazón de ambas, nadie habría hallado escisión alguna en su determinación. Así pues, lo planearon y… decidieron llevarlo a cabo la tarde del 22 de junio de 1954.

Esa tarde, Honora Rieper, madre de Pauline, acompañó a las dos jovencitas en un paseo por el parque Victoria de la ciudad de Christchurch. Al apartarse las tres por un camino solitario, Juliet dio comienzo al plan ideado: arrojó una piedra que Honora Rieper se inclinó para recoger. En ese momento, su hija Pauline había de golpearla con un ladrillo en la cabeza a fin de acabar con su vida. Sin embargo, los cálculos que ambas jóvenes se habían hecho fueron insuficientes: aquel golpe no fue decisivo y Honora Rieper hubo de ser golpeadoa 45 veces antes de morir.

Lo que Juliet y Pauline pensaron que sería su salvación (pues una vez muerta Honora Rieper, la amenaza de la separación se alejaba) se convirtió, sin embargo, en el principio de una pesadilla que habría de acompañarlas el resto de su vida. Una vez descubierto el crimen y a las presuntas culpables, ambas jóvenes fueron llevadas a juicio, que acabó por resolverse dos meses después de cometido el crimen: el 29 de agosto de 1954. Su corta edad las libró de la horca, pero no de ser encarceladas en la “gracia de su Majestad”, lo que equivalía a una cantidad no fijada de tiempo que dependería de la decisión del Ministro de Justicia. Y la decisión de éste resolvió excarcelarlas cinco años después con la condición ineludible de que jamás volverían a verse o ponerse en contacto entre ellas.

Tras su liberación, Juliet Hulme decidió cambiar de aires y marchó a los Estados Unidos, y posteriormente a Inglaterra, donde trabajó como azafata y comercial. Como punta de ataque para iniciar esa nueva vida, Juliet Marion Hulme decidió cambiar su nombre por el de Anne Perry, apellido adoptado de su padrastro. Y aquí tenemos, pues, a nuestra escritora, que iniciará su carrera como tal a finales de los años 70 cuando se publique, en 1979, su primera novela Los crímenes de Cater Street.


La jovencita, de nombre Juliet Marion Hulme, nacida el 28 de octubre de 1938 en Blackheath, Londres, vio, pues, su identidad trastocada en la de Anne Perry por el nefando crimen -cual si de una de sus novelas se tratara- narrado unos párrafos más arriba, y tan famoso que mereció la atención del público hasta el punto de ser llevado al cine en 1994 por Peter Jackson bajo el título de Criaturas celestiales.

Esta reseña ha sido creada por S.Cid
Blog de la que reseña: Finis Terrae


3 comentarios:

  1. jolín! no había esta reseña con la vida de Anne Perry, mira que me gusta esta escritora,,,,,ahora da un poquito de miedo....

    ResponderEliminar
  2. A que tiene una vida de libro? Es alucinante¡¡

    ResponderEliminar
  3. Yo no sé si es alucinante o si da miedo, pero desde luego es valiente por su parte no esconderse después de que todo el mundo sepa algo así de su infancia. Ahora comprendo su capacidad para escribir esas novelas.VICKY

    ResponderEliminar