sábado, 3 de enero de 2015

"Cómo no ser una drama mamá" de Amaya Ascunce

Hola a tod@s:


Ahora os traigo una lectura sencilla pero muy divertida,"Cómo no ser una drama mamá" de Amaya Ascunce. Una de esas lecturas que necesitas leer entre otros dos libros para desconectar de una historia e introducirte en otra. Es una de esas lecturas rápidas y entretenidas y que , en este caso, te deja un regusto muy muy agradable, por lo menos en mi caso.También es uno de esos libros que puedes leer a la par con otros libros porque su argumento no te impide concentrarte en el argumento del otro libro que estés leyendo.

Yo nunca hice el juramento que hizo la escritora, pero lo cierto, es que muchas de estas frases las he escuchado repetidas veces por las drama mamá de mis alrededores, incluida la mía. Supongo que algunas de estas frases ya las tenemos tan metidas en nuestro fuero interno, gravadas a fuego de tanto escucharlas, que supongo que en un futuro yo también las terminaré repitiendo a mis hijos o sobrinos...nunca se sabe. Pero por lo menos yo, no he jurado no repetirlas...je je.

Amaya nos cuenta en su prólogo que decidió escribir un blog sobre las brillantes advertencias y consejos maravillosos de su madre, y tuvo tanto éxito que al final del blog se pasó a un libro y que por lo que se también ha tenido una excelente acogida. No es para menos.

Contado con una gracia increíble, Amaya nos recuerda las anécdotas y curiosidades mil del increíble mundo de las drama mamá...superprotectoras y amenazadoras, cariñosas y preocupadas por sus hijos y con una retahíla de consejos y frases memorables, desternillantes e incomprensibles a veces, misteriosas frases tajantes y salomónicas que a menudo nos dejaban perplejas y que te llevaban irremediablemente a cumplir las órdenes recibidas en un abrir y cerrar de ojos.

Sinceramente, yo con este libro tuve momentos de risa incontenible, terminé en algunas ocasiones tapándome la boca con la sábana para contener las carcajadas que se agolpaban (a las taitantas de la noche) por salir a armar barullo en mi casa. Me hizo recordar a mi madre, toda una drama mamá a la gallega que si no quería caldo ¡¡me ponía doce tazas¡¡ ¿?, que me amenazaba con un ¡déjate llegar a casa! cuando me pasaba un pelín de nada en la calle o hacía alguna gamberrada inocente...o que cuando algo me salia mal...me animaba diciéndome !te lo dije!...ayyy que rabia me daba¡¡.

Un prólogo y 101 capítulos breves pero llenos de gracia, en los que nos cuenta un montón de anécdotas divertidas, donde nos relata cómo utilizaba su madre la frase y en que casos, una advertencia a sus futuros hijos del posible uso de las mismas y sus consecuencias, y unas aclaraciones sobre dichas frases hechas por Javier Urra y Rocío Ramos-Paul .

Os aconsejo sin dudar que lo leáis, y si lo hacéis en compañía muuucho mejor, porque serán vuestras anécdotas, junto con las de vuestros acompañantes y seguro que traerán unas veladas superdivertidas recordando los tiempos con mamá o con la superabuela...Totalmente recomendable...luego no digáis que no os lo advertí...¡¡ Un saludo

8 comentarios:

  1. Disfute mucho con su lectura, me rei un monton y me sentí identificada en un monton e anécdotas.Siempre lo recomiendo.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kabu, gracias por venir. A mi me lo pasó una amiga, y la verdad es que me sorprendió gratamente. El libro me trajo muchos recuerdos de mi madre y muchas carcajadas, descubri que yo también digo algunas de las lindezas del libro a mi hermana por ejemplo, pienso que ya lo llevamos en la sangre y ya nos salen estas expresiones sin querer. Un saludo

      Eliminar
  2. Yo muchas veces me he descubierto diciendo cosas que dice mi madre...jajaja me tiene que encantar este libro. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Metgaladriel, como le digo a Kabu, yo también tengo expresiones de estas. nos salen sin darnos cuenta pienso yo...pero bueno, he de reconocer que yo lo de esperar dos horas para bañarse en la playa no lo llevo a cabo, que conste...Un saludo y gracias por venir a leerme un ratito.

      Eliminar
  3. Yo he leído algún trocito, alguna frase que sí decía mi madre y ya me reí bastante, de manera, que lo voy a leer entero. Pero creo que una manera divertida de leerla (como me ha comentado mi hermana) es en compañía, es decir, con amigas, hermanas e incluso con "mami" al lado, recordar viejos tiempos puede suponer una tarde estupenda. Así que te doy las gracias por recomendármelo porque lo leeré prontísimo. Vicky

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida mía, me alegra que hayas tomado esta buena determinación, mañana mismo te lo paso y luego me paso por tu casa y nos reimos los tres contando anécdotas, que falta hace unas buenas carcajadas. Muchos besos

      Eliminar
  4. ¡Cómo disfrute este libro!, muy real y divertido. ¡Y se lee en nada!

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosalía, gracias por venir, yo también disfruté un montón con él, porque me hizo recordar anécdotas de mi madre y de mi abuela, y darme cuenta de que muuuchas de estas expresiones yo también las uso sin darme cuenta...lo debemos de llevar en los genes jajajaja. Un saludo¡¡

      Eliminar