lunes, 23 de enero de 2012

Fragmentos de "El lector de cadáveres" de Antonio Garrido

"A un gesto del Ser, el alguacil giró una manilla y la máscara se contrajo sobre sí misma, ajustándose a la cabeza de Lu, que chilló como si le rompieran los huesos. La siguiente vuelta hizo que el artefacto se clavara contra sus sienes, arrancándoles un aullido de dolor. Cí sabía que, en un par de vueltas, su cráneo estallaría como una nuez en el mortero.
"Confiesa de una vez, hermano"
Lu persistió en su silencio y el aullido se agudizó. Cí se tapó los oídos al mismo tiempo que un hilo de sangre brotaba en la frente de Lu.
"Confiesa, por favor".
A la siguiente vuelta, la máscara crujió y un alarido inhumano reverberó en toda la sala. Cí cerró los ojos. Cuando los abrió, comprobó que Lu se había mordido la lengua y sangraba con profusión. Iba a implorar clemencia cuando Lu se desmayó.
Al instante, el Ser ordenó a los alguaciles que detuvieran el tormento. Lu yacía doblado sobre sí mismo como un trapo arrugado, pero aún respiraba. Con un hálito imperceptible, el reo hizo una seña al magistrado, quien indicó a sus hombres que le aflojaran la máscara.
-Con...fieso...-susurró"

Fragmento de "El lector de Cadáveres" de Antonio Garrido. (pag. 52)


Digo yo...cuantas confesiones se habrán arrancado así a personas inocentes...o culpables...y las que no sabremos..

11 comentarios:

  1. Me ha llamado la atención, no lo he leído pero me ha gustado el fragmento.
    Me lo apunto
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi si te digo la verdad me está sorprendiendo bastante...cuando lo leas ya me contarás . Un beso

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo. Este es un ejemplo del libro de cómo se arrancaban confesiones, aún te faltan otras por saber pero lo que es peor es que estos hechos que se narran sucedieron hace cientos de años pero yo creo que apenas ha cambiado la humanidad y en algunos (demasiados) sitios se siguen utilizando estas técnicas tan macabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo peor de todo no es eso...lo peor de todo es que el ser humano aún tiene capacidad para seguir inventando cosas supercrueles para hacerle daño a los demás...tenemos una capacidad increible para hacer daño...somos retorcidos e insensibles a la hora de hacer mal...

      Eliminar
    2. Por cierto, gracias por venir a verme..Un beso guapa

      Eliminar
  3. Me recomendaron este libro y me lo compré. Todavía no lo he leído, pero se lo he prestado a mi madre y ella sí lo está haciendo. Dice que le está gustando (al margen de lo de la tortura, claro) ;-)

    Saludines.

    ResponderEliminar
  4. Si, el pasaje de la tortura se las trae...aunque ya las he leído mucho peores en otros libros...casi casi me parece "suave". A mi de momento también me está gustando...pero ya se verá.Gracias por venir a visitarme. Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Hola, yo estoy leyendo ahora "La escriba" de este autor y me ha enganchado desde el principio. Me encanta como escribe.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que por lo que yo voy leyendo de El lector de cadáveres, me animaré a la lectura de "La escriba". Gracias por venir Marian. Besos

      Eliminar
  6. Hola!!!! Estoy en la blogoteca.20minutos. me gustaría que pasases y des tu opinión y si puedes votar, en buena hora!! Es la primera vez y quiero hacer conocer el blog!!! Ya faltan dos días nada más para poder votar!! Hasta el 3/2/12.
    te espero por http://lablogoteca.20minutos.es/todo-preescolar-15750/0/
    Espero te guste!!
    Muy bueno tu blog!!!
    saludos

    ResponderEliminar
  7. Estoy leyendo El Lector de cadáveres y me está gustando mucho. Es terrible este fragmento de la tortura de Lu, pero también me llama la atención la capacidad de Cí, para soportar tantas desgracias. Lo cierto, es que parece que los humanos somos capaces de adaptarnos a todo y de soportar casi cualquier cosa, aunque tienes razón al decir que parece que somos especialmente crueles a la hora de hacer daño a los demás... a veces pienso que eso precisamentes es lo que va terminar con nosotros. Vicky.

    ResponderEliminar